Los residuos pequeños también contaminan

El reciclaje de objetos como las alfombras, los colchones o las lavadoras, todos ellos voluminosos, puede resultarnos un proceso más habitual y cotidiano, pero ¿qué ocurre con los chicles, las lentillas o los bastoncillos para los oídos? También son residuos y los generamos por toneladas.

Para hacernos una idea, el 9% de la población de nuestro país, unos tres millones de personas, lleva lentes de contacto o lentillas y algunas de ellas no duran más de un día.

Por otro lado, aunque buena parte del contenido de las lentillas es agua, el resto de su composición son microplásticos y su diminuto tamaño hace que se salten los procesos de cribado de las depuradoras y acaban en los ríos y mares.

Otro dato que llama la atención es el que aporta la universidad Arizona State que afirma que «del 15% al 20% de los usuarios de lentillas en Estados Unidos las tiran por el lavabo o el inodoro, lo que equivale a entre 1.800 y 3.000 millones de lentes y alrededor de 20 a 23 toneladas de plásticos al año».

Conoce el impacto de este y otros pequeños residuos como las cápsulas de café, los chicles o los bastoncillos leyendo el artículo “Miniresiduos que crean maxiproblemas”, escrito por Javier Rico en colaboración con la Fundación Ecolec.

Deja un comentario