La gestión de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) es una cadena y en ella ningún eslabón se salva de cometer errores. Desde quien fabrica a quien recicla, pasando por quien vende, compra o desecha. Todos tienen un grado mayor o menor de responsabilidad: productores y fabricantes, los lugares donde se recoge y procesan los residuos o las personas que, en lugar de llegar al punto correcto de recogida, hacen caso omiso a su deber en la cadena de reciclaje de estos aparatos y los dejan en cualquier parte.

Un informe conjunto de varias agencias de la ONU de 2019 advierte de que solo se reciclaron correctamente el 20% de los 50 millones de toneladas de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) generados en todo el mundo en 2018. Para que podamos hacernos una idea de sus dimensiones, hablamos de unos 125.000 aviones jumbo o 4.500 torres Eiffel. Asusta, ¿no?

Aunque algunos países europeos como Noruega, Suecia y Estonia están cosechando buenos resultados en la recogida y reciclaje de RAEE, aún queda mucho por mejorar, sobre todo porque a día de hoy aún se siguen produciendo varios errores en torno a la gestión de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE).

¿Quieres saber cuáles son esos errores? Lee el artículo “Los siete principales errores en la gestión de los residuos eléctricos y electrónicos”, escrito por Javier Rico con colaboración de la Fundación Ecolec.

Imagen de portada: Unsplash. Latrach Med Jamil

Deja un comentario