¿Dónde puedo tirar un aire acondicionado?

A través de la climatización conseguimos que, en nuestras estancias, lugares de trabajo, o espacios de ocio tengamos una temperatura, humedad y limpieza del aire adecuadas que nos aíslen de temperaturas extremas. De este modo, disfrutamos en invierno de calefacción y en verano de refrigeración.

Cómo es el funcionamiento de un aire acondicionado y por qué es interesante que lo conozcamos. Veamos su valor y la necesidad, de su posterior reciclaje.

Si nos hablan de gas refrigerante, procesos de condensación y evaporación nos pueden resultar lejanos los términos sino estamos habituados a ellos. Pero es un proceso sencillo: a través de un circuito de tuberías se transportan fluidos de una a otra para que el gas pueda realizar su función de refrigeración.

Entonces, observemos las partes de un sistema de refrigeración para ver por qué genera tantas piezas de materiales para su posterior reciclaje.

Dentro de un aire acondicionado, encontramos:  

Una unidad exterior, colocada fuera de nuestros inmuebles. A su vez dentro se compone de:

  • Compresor: consiste en un motor que cambia la presión del aire hasta lograr las propiedades idóneas al mezclarse con el gas refrigerante y así, conseguimos la temperatura deseada.
  • Condensador: se ocupa de modificar el aire comprimido a estado líquido para derivar en su refrigeración.
  • Válvula de expansión: hace que el fluido líquido cambie otra vez su presión, expandiéndose antes de pasar al evaporador.
  • Ventilador exterior: se encarga de que el aire tanto interior como exterior progrese a lo largo del circuito y enfríe los diversos componentes.

Como vemos son distintas estructuras las que conforman un aparato de aire acondicionado. Y que está fabricado en distintos materiales lo que hace necesario finalizada su vida útil, reciclarlos.

Además, en la unidad interior, se difunde el aire refrigerado y recoge la temperatura de nuestras estancias para comenzar todo el ciclo anterior. De esta manera, logramos un aire de calidad, con el confort deseado y mantenemos el circuito ventilado.

¿Con qué materiales están fabricados?

Los materiales de los aparatos de refrigeración y climatización son desde vidrio, acero, aluminio, aleaciones hasta el cobre que hay en las tuberías por donde circula el gas frigorífico y el plástico que recubre los cables y las carcasas.

El efecto más contaminante de los aires acondicionados y que más nos afectan son las sustancias de aceites y gases clorofluorocarburos (CFC) y hidroclorofluorocarburos (HCFC). Ambos, son gases de efecto invernadero que contribuyen al calentamiento global de nuestro planeta y al desgaste de la capa de ozono.

¿Por qué hay que reciclar un aparato de aire acondicionado?

Al hacernos la pregunta de qué hacer con un aire acondicionado viejo, podemos pensar que es mejor tirarlo en cualquier sitio, pero llevando a cabo esta acción, estaríamos perjudicando gravemente al medio ambiente. Si tomamos conciencia y adoptamos un pensamiento basado en la sostenibilidad, alcanzamos el desarrollo cubriendo las necesidades actuales sin comprometer el progreso de nuestras futuras generaciones.

Dado que nuestros sistemas de climatización o aparatos de aire acondicionado poseen una vida útil de hasta 15 años. Al finalizar su ciclo, se transforman en residuos.

Se catalogan como RAEE que quiere decir: residuos de los aparatos eléctricos y electrónicos procedentes tanto de hogares particulares como de usos profesionales. Bajo la normativa española del Real Decreto 110/2015, se regulan las distintas responsabilidades siendo los productores los que han de hacerse cargo del transporte y reciclado de los aparatos en desuso. Nuestro viejo aparato de aire acondicionado según la normativa entraría en la Fracción FR-1.

¿Dónde dejo mi viejo aparato?

Como usuarios de aparatos eléctricos y electrónicos podemos deshacernos de estos residuos de forma gratuita, depositándolos en los espacios dedicados a tal efecto.

Lugares de reciclaje

La recogida y almacenamiento de los RAEE podemos llevarla a cabo en los siguientes lugares:

  • Puntos Limpios, ubicados en la mayoría de los municipios. Entregaremos en ellos los residuos electrónicos que tengamos en el hogar.
  • Almacenes de los distribuidores, cada empresa se encarga de la recogida de sus productos ya usados.
  • Puntos de venta #GreenShop.  Es una tienda adherida al programa del mismo nombre, cuyo objetivo es llevar a cabo una gestión ambiental responsable de los residuos derivados de su actividad comercial, lo que demuestra su compromiso con la economía circular, el desarrollo sostenible y la defensa del medio ambiente.

Desde los puntos limpios, puntos de venta #GreenShop, los residuos son transportados por un operador logístico, por indicación de un sistema colectivo de responsabilidad ampliada del productor como Ecolec, a las plantas específicas de reciclado de RAEE.

¿Cómo se realiza el proceso de reciclaje?

En los procedimientos interviene un gestor especializado para este tipo de aparatos que contienen gases refrigerantes ya que hay que manipular correctamente estos gases. Si sentimos curiosidad sobre cómo se realiza el tratamiento de reciclaje de los aires acondicionados, el proceso es el siguiente:

En primer lugar, se procede al desmontaje de las distintas partes que lo componen. A continuación, se lleva a cabo el envío de las partes separadas agrupadas según el material a las industrias recicladoras correspondientes.

En el caso de los metales se separan y se llevan a fundiciones para elaborar nuevas piezas de metal para emplearlas en nuevos  objetos o aparatos.

Con respecto a los plásticos, se reciclan de diversas formas: Triturado, se funden en moldes para hacer nuevos productos; degradación química, implica su descomposición y uso en otros procesos y recuperación energética, se convierte el plástico en un combustible para emplearlo en la producción de energía.

Los aceites lubricantes son retirados y se llevan a plantas donde los separan y se aprovechan en las industrias.

Los gases refrigerantes deben ser recogidos en botellas y bombonaspor el instalador, cerrándose las tuberías de la unidad exterior para que la cantidad restante en el compresor esté controlada.

Uso posterior: recuperar y reutilizar

Los estudios arrojan datos significativos sobre procesos de reciclaje correctos. En ellos, estaríamos aprovechando entre un 93 a 95 % de los materiales. Por ello, si tomamos conciencia:

  • Recuperamos y revalorizamos materias primas.
  • Reutilizamos los materiales.
  • Reducimos el desgaste de los recursos naturales, los cuales son finitos.

De forma transversal, estaremos contribuyendo a aumentar la creación de puestos de trabajo en este ámbito, lo que se conoce como “empleo verde”.

La fórmula a conjugar es sencilla: si gestionamos los RAEE, contribuimos a un menor impacto de los residuos sobre el medio ambiente y una disminución del agotamiento de los residuos naturales del planeta. Con un resultado final de equilibrio económico, protección del medio ambiente y bienestar social.

Fuentes: BOE | expertclima.es | tuaireacondicionado.net | Fundación Ecolec | kosner.es | reeandalucia.es

Deja un comentario