Reciclaje de móviles: ¿dónde puedo tirar un móvil?

Reciclar móviles viejos es una acción que todavía no hemos incorporado a nuestro día a día; y eso que en los últimos años los móviles se cambian cada vez más frecuentemente. Se elige un modelo más avanzado y se deja el teléfono viejo en el cajón del olvido. Porque ese es el destino más habitual una vez que ya no usamos un móvil: el cajón. Sin embargo, existen opciones más que interesantes de reciclaje y para darle una segunda vida al aparato más habitual en nuestra rutina. Te contamos cómo puedes hacerlo y la importancia que tiene concienciarse sobre ello.

Los componentes de un móvil que necesitas reciclar

Los teléfonos móviles de consumo han evolucionado tanto desde que surgieron en los años 70 y se popularizaron a finales de los 90 que podemos afirmar sin ningún género de duda que cuentan con más tecnología que una de las primeras naves que fue a la Luna. Si alguna vez te has atrevido a abrirlo para explorar su interior, te habrás encontrado todos estos componentes que te relatamos a continuación:

Cámara trasera, cámara delantera y flash: se trata de dispositivos independientes. El flash cuenta con dos led, uno frío y otro cálido.

Procesador y RAM: un microchip en el que se almacenan todos los datos del sistema, se podría denominar como el cerebro del móvil, y es muy similar al de los ordenadores.

Antena: a través de ella recibes las señales de la red eléctrica en tu móvil, que luego van al módem para ser convertidas en voz y datos.

SIM: aunque la implantación de la SIM virtual está cada vez más cerca, por el momento este es otro de los componentes del móvil, así como la bandeja en la que se inserta.

Batería: suele ser de iones de litio y sirve para almacenar la energía eléctrica que permite el funcionamiento del móvil. Es la parte más peligrosa del móvil, ya que una sola batería puede llegar a contaminar unos 600.000 litros de agua. 

Módem: se puede interpretar este componente como el que se encarga de realizar las tareas propias de un teléfono, es decir, comunicarse con la red.

Conexiones: más que un componente es una zona en la que se conectan los diferentes buses del móvil que luego son controlados por el procesador. 

¿Por qué es necesario el reciclaje de móviles?

Se cree que en el mundo hay tantos dispositivos móviles como personas (unos 7.000 millones), por lo que su reciclaje se hace apremiante. Más allá del cajón de la mesilla en el que se acumulan viejos modelos, mucha gente opta por tirarlo directamente a la basura. Error. La basura tecnológica se caracteriza por contener elementos tóxicos (mercurio, litio o coltán) que al entrar en contacto con el Medio Ambiente producen importantes daños, también para la salud. Según un informe de Naciones Unidas, cada año se generan unos 50 millones de toneladas de residuos electrónicos. 

Si bien es cierto que algunas empresas ya han optado por suprimir esos elementos tóxicos de los terminales, la opción de reciclaje siempre debe estar presente. Así evitaremos que acaben en vertederos y que se agoten ciertas materias primas que se utilizan para su fabricación. El reciclaje permite que vuelvan a tener una segunda vida y que el consumo de energía no sea tan elevado en su proceso de elaboración. Y es que según un estudio realizado por la empresa Nokia, hasta un 80 % de los componentes de un móvil pueden ser reciclados. 

Opciones de reciclaje

Cada vez más, las empresas de telefonía habilitan puntos para el reciclaje de terminales viejos en sus tiendas físicas. En muchas ocasiones, para incentivar este hábito, ofrecen descuentos por la compra de nuevos modelos.

Otra opción pasa por donarlos a instituciones que se encargan de hacerlos llegar a personas que sí pueden darles un segundo uso. En este caso hablaríamos de terminales en perfecto estado, que únicamente se desechan por haber quedado obsoletos.

Por último, siempre tienes en tu mano darle un uso diferente, como puede ser el de cámara de vigilancia a través de la instalación de una App para ello. Una segunda vida que es posible siempre que el teléfono funcione correctamente.

¿Cómo se recicla un móvil y qué uso se le da después?

Fundaciones como Ecolec ponen a disposición de los usuarios diferentes puntos RAEE (Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos). Estos se encuentran en puntos limpios municipales y diferentes tipos de tiendas, desde las dedicadas a la venta de electrodomésticos hasta otras que se han adherido a esta campaña de concienciación.

Una vez que la empresa recoge el móvil en cualquiera de sus puntos, lo primero es llevarlo a una planta de reciclaje adecuada para ello. Allí el primer paso es extraerle la batería, ya que es la única parte que no se puede reciclar y a su vez la más contaminante. Sobre todo, si se trata de modelos antiguos (ahora son de litio, pero hace unos años el material más frecuente era el níquel o cadmio, altamente contaminante).

Después, se procede a la separación de materiales (placas, plástico, circuitos, etcétera), que se trituran para ir obteniendo diferentes materias primas que volverán a la industria para la fabricación de nuevos terminales. En ese proceso se extraen metales de todos los tipos, como puede ser el cobre, el aluminio o el zinc; pero también pequeñas cantidades de oro o de paladio. Además, el 100 % de los cargadores se pueden reciclar, separándolos en hierro, plástico y cobre. 

Con estas acciones los teléfonos tienen una segunda vida a través de sus diferentes componentes, y reciclar móviles viejos se convierte en algo sencillo pero con una gran repercusión positiva detrás. Una pequeña acción, como es llevar tu viejo terminal a un punto limpio o a una tienda que los recoja, puede significar salvar de la contaminación una parte importante del planeta. Y es que un pequeño paso puede tener un alcance inimaginable.

Fuentes: 20minutos | gestoresderesiduos.org | xatakamovil.com | movilonia.com | eldiario.es

Deja un comentario