La Economía Circular en nuestra rutina diaria

La Economía Circular está más presente en nuestra rutina de lo que nosotros creemos
La Economía Circular es el sistema de aprovechamiento de recursos hacia el que debemos avanzar como sociedad.

La Economía Circular debería estar nuestro día a día, porque es el sistema de aprovechamiento de recursos hacia el que Fundación ECOLEC considera que debemos avanzar como sociedad.

En este post queremos demostrar que la Economía Circular forma parte de nuestra vida cotidiana y que no es un concepto tan alejado de nuestra rutina como parece. Y si aún no la has incluido, ¡te invitamos a seguir leyendo!

El primer aspecto del que debemos tener en cuenta es la enorme cantidad de residuos que generamos y que produce nuestro estilo de vida.

¿Cómo podemos gestionarlos? El mejor método es imitar a la Naturaleza y cerrar ciclos, es decir, alargar la vida útil de estos residuos aplicando la regla de las cuatro «R»: reduciendo, reutilizando, reparando y reciclando.

Reducir, reutilizar y reciclar en nuestro día a día

Como hemos dicho, podemos incluir esta regla en nuestra rutina (puede que ya lo hayamos hecho y no nos hayamos dado ni cuenta). Por tanto, vamos a dar algunos ejemplos prácticas sobre cada «R» que no cambiarán nuestro modelo de vida y, de hecho, nos familiarizarán con la Economía Circular:

  • Reutilizar. En el caso de los Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE) nuestro consejo es que antes de tirarlos optemos por donarlos o venderlos para que las piezas que los componen puedan emplearse en la fabricación de otros aparatos. Esta premisa también se puede aplicar a juguetes, ropa e incluso muebles.
  • Reducir. Es importante empezar a familiarizarnos con dejar de comprar productos desechables que contaminan muchísimo y su reciclaje es costoso. Podemos sustituirlos por productos a granel, una opción a la que se están sumando cada vez más establecimientos. También hemos de disminuir el consumo de energía y de agua.
  • Reciclar. Este es el concepto con el que estamos más concienciados, pero no debemos bajar la guardia y recordar el destino de los residuos que generamos. No olvidemos que todo el proceso empieza en clase.

Estas son algunas aplicaciones de la Economía Circular en nuestro día a día. Si se te ocurren más ¡estamos aquí para escucharte!

Deja un comentario