Richard Buckminster Fuller, el pionero de la conciencia ambiental

 Richard Buckminster Fuller fue un inventor, arquitecto y diseñador estadounidense, considerado uno de los primeros activistas medioambietales.
Richard Buckminster Fuller fue un inventor, arquitecto y diseñador estadounidense, considerado uno de los primeros activistas medioambietales.

Richard Buckminster Fuller fue un inventor, arquitecto y diseñador estadounidense, nacido en 1895, internacionalmente conocido gracias a creaciones tan innovadoras como la cúpula geodésica o sus revolucionarios Dymaxion House y Dymaxion Car. Pero quizás lo que no tanta gente conozca es que fue uno de los primeros activistas medioambientales. Años antes de que se hablara de recuperación de residuos o de limitar la circulación de los coches en las grandes ciudades, Fuller hablaba de ello con absoluta convicción en sus numerosas conferencias por todo el mundo.

La misión de Bucky (como lo apodaban), en sus propias palabras, era “hacer funcionar el mundo para el 100% de la Humanidad en el menor tiempo posible mediante la cooperación espontánea, sin perjuicio ecológico o desventaja para nadie”. Así pensaba este visionario que imaginó un mundo guiado por principios más sostenibles y para el que la contaminación no era otra cosa que “recursos que estamos desperdiciando” afirmaba.

El cuidado de la Nave Espacial Tierra

Para él la Tierra era una nave espacial en la que viajamos todos y a la que hay que cuidar. “Nuestro planeta es una única nave. Nuestro destino es común. Seremos todos o no seremos ninguno”, explicaba. Era muy consciente de lo limitado de los recursos que el planeta tenía para ofrecer y abogaba por un principio que llamó “efemeralización” que, en esencia, vendría a significar «hacer más con menos». Recursos y material de desecho podían reciclarse para crear productos valiosos, incrementando la eficiencia del proceso completo.

Fuller fue uno de los primeros en explorar los principios de la eficiencia energética y de materiales en los campos de la arquitectura, la ingeniería y el diseño. Previó la necesidad de hacer viviendas asequibles y sostenibles (cambiar la vivienda para cambiar la sociedad), que generasen su propia energía. Y en 1959 llegó a presentar en el MoMA de Nueva York una cúpula para cubrir parte de Manhattan, regular las condiciones climáticas y ahorrar gran cantidad de energía.

Vigencia de sus ideas: formación on-line y big data

De su imaginación salieron torres de apartamentos que podían ser transportadas de un sitio a otro en zeppelin y ciudades flotantes en el mar. Pero la revolución Fuller sacudió también el ámbito educativo. Abogaba por dispositivos tecnológicos que favorecieran la concentración y la comunicación, adelantando lo que sería la enseñanza a distancia en tiempos de pandemia. También se anticipó al big data: predijo la importancia de los datos. Se dio cuenta de que a través de ellos dejamos un rastro vital en el mundo.

Las ideas de Richard Buckminster Fuller siguen vigentes hoy en día en múltiples estructuras y sistemas. No somos conscientes de su importancia en nuestras vidas: sus principios en ámbitos como la movilidad, la sostenibilidad, la Economía Circular , la vivienda o la educación anticiparon cuestiones que se han situado en el centro de la agenda mundial.

Deja un comentario