¿El comercio online contamina?

Seguramente muchos no os hayáis planteado nunca esta cuestión, pero lo cierto es que en medio de una pandemia mundial, momento en el que el comercio online ha aumentado exponencialmente, es más necesario que nunca conocer su alcance.

A pesar de que a priori, el e-commerce parece mucho más sostenible para el Medio Ambiente que la empresa tradicional al reducir la contaminación provocada por el movimiento de millones de personas, la verdad es que no lo es. ¡Te contamos más!

¿Cuáles son los inconvenientes del comercio online?

comercio online
Las desventajas del comercio online se relacionan con el impacto medioambiental de la cadena de suministro.

Sus desventajas se relacionan con el enorme impacto medioambiental que generan en los distintos procesos de la cadena de suministro.

  • El comercio online, según un estudio de Greenpeace, es el consumismo en su máxima expresión, ya que debido a los algoritmos, se identifican las debilidades de los consumidores yse generan mayores necesidades.
  • Además, en la fase de producción se generan enormes cantidades de dióxido de carbono, lo que a su vez desemboca en gases de efecto invernadero y que a su vez contribuye a la creación de una mayor huella de carbono.
  • Existe un elemento contaminante más visual: el embalaje. Y es que, aunque en muchos casos los productos te llegan a casa en una caja de cartón, algunos contienen plásticos que recubren el interior.
  • Y por si no fuera suficiente, el packaging cada vez contiene más cartón, plástico y otros materiales con el fin de ser lo más llamativo posible y captar la atención de influencers y sus respectivos seguidores en redes sociales.
  • Una vez que sale del almacén, los diferentes transportes dejan una enorme huella de carbono en nuestra ciudad, en particular, y en el planeta, en general.
  • También debemos tener en cuenta que los envíos inmediatos dañan el planeta, ya que se mueven cantidades más pequeñas en diferentes puntos de la ciudad y, por ende, se genera una mayor contaminación.
  • A todo ello, se le suma una devolución que no es gratis para el medio ambiente (aunque a nosotros no nos suponga ningún coste), ya que una persona tiene que desplazarse hacia tu domicilio para recoger el paquete en coche o furgoneta, lo que aumenta la contaminación.

Alternativas sostenibles

comercio online
Un comercio online es sostenible si se estudian diferentes alternativas.

Después de leer todo esto, ¿es posible un comercio online sostenible? La respuesta es sí. Por eso, os proponemos algunas alternativas viables para reducir el impacto medioambiental:

  • Utilizar vehículos de cero emisiones para transportar los productos o realizar una distribución más sostenible en la misma ciudad a través de la bicicleta.
  • Instalar taquillas y puntos de recogida en la ciudad para evitar el reparto a domicilio individual y así facilitar que el cliente se desplace en transporte público con su bolsa reutilizable.
  • No comprar de forma compulsiva para evitar las devoluciones.
  • Apostar por el comercio local ya que, aunque hagan envíos a domicilio, no tienen tanta capacidad de distribución y su impacto es menor.

Como ves, no es tan difícil apostar por una compra responsable y sostenible, aunque en muchos casos requiere un esfuerzo añadido que no está al alcance de un clic, pero ¿no merece la pena consumir con responsabilidad para vivir en un mundo menos contaminado?

Deja un comentario